Qué es mejor para mi empresa, comprar o alquilar una impresora

Hoy te queremos ayudar a ver si la mejor opción para tu empresa es alquilar una impresora o directamente es mejor comprarla directamente. Es algo que muchas empresas tienen que decidir y que en más de una ocasión la decisión no se presenta fácil.

Para ayudarte, te vamos a dar las principales claves para optar por la opción más adaptada para la empresa.

Ventajas y desventajas de comprar una impresora para la empresa

La principal ventaja es que solo tendrás que realizar una única inversión. Una vez que la tengas en tu poder ya no tendrás que pagar cuotas mensuales, a no ser que la tengas que financiar. Gracias a que la inversión es única, tendrás la sensación de quitarte una carga constante.

A cambio, tienes que tener la seguridad de que todos los gastos de mantenimiento irán a tu cargo. Es decir, si se estropea la impresora, tú deberás tener que cargar con los gastos de reparación.

Por supuesto, debes saber que tienes que estar atento de tener tornes a mano para cambiarlos cuando sea necesario. Recuerda, cambiarlos no es barato y ese gasto lo tendrás que asumir.

Por supuesto, no podrás cambiar hasta que la impresora tenga muchos años o comience a dar problemas, debido a que querrás amortizar la inversión el máximo tiempo posible.

A la hora de comprar la impresora, la liquidez de la empresa bajará de manera importante, debido a que el precio de este tipo de máquinas no suele ser barato. A cambio tendrás la seguridad de que no tendrás que pagar una cuota mensual todos los meses, lo cual como he comentado anteriormente puede hacer que se haga muy pesado. (fuente: wandatech.es)

Ventajas y desventajas de alquilar una impresora para la empresa

El principal problema de alquilar la impresora es que te comprometerás a pagar una cuota mensual todos los meses, lo que quiere decir que parte de los beneficios de la empresa siempre los tendrás que destinar a pagar esa cuota. Eso sí, solo tendrás que pagar por las impresoras que realmente vas a usar.

Un punto positivo del alquiler de impresoras es que en caso de cualquier avería, el servicio siempre incluye un servicio de asistencia. Este servicio suele ser urgente, lo que significa que en la gran mayoría de ocasiones la impresora estará reparada rápidamente. Y si el servicio es a través de una empresa seria, siempre tendrás la seguridad de estar en buenas manos.

Siempre tendrás a tu disposición a un equipo de expertos que podrá resolver cualquier tipo de duda que puedas tener sobre la impresora. El objetivo es conseguir que siempre puedas sacarla el máximo partido posible.

Por supuesto, el precio del alquiler incluye los gastos extras como el cambio de tóner, el cual como he comentado antes no tiene un precio bajo. Esto te asegurará que siempre tendrás que pagar la misma cuota, es decir, los grandes desembolsos no existirán con esta opción.

Como es de esperar, en el caso de que la impresora no funcione bien o comience a ser vieja, la empresa que te la estará alquilando te la cambiara por una nueva para que puedas disfrutar de todos los beneficios de tener una buena impresora en la oficina. Sin olvidar que si apuestas por un modelo de renting, cuando acabe el contrato podrás elegir entre seguir con ese modelo a cambio de una cuota más económica o cambiarla por una más nueva y eficiente. Si funciona bien, puede ser una buena opción seguir con ella para que la cuota sea más barata.

Gracias a este sistema de alquiler no te tendrás que preocupar de si la impresora se deprecia o no. Tu solo tendrás que pensar en la cuota mensual, mientras que la depreciación de la impresora será de la empresa que te la está alquilando.

Gracias a este sistema siempre podrás disfrutar de los sistemas multifunción más modernos, gracias a que cada pocos años podrás renovar las impresoras.

Y por supuesto, resultará mucho más fácil a la empresa acceder a una impresora en color que en blanco y negro.

Tras conocer los pros y los contras de ambos puntos, es el momento de que decidas que alternativa se adapta mejor a tu negocio.